miércoles, 26 de diciembre de 2007

Momento presente

El sábado 22 de diciembre de 2006 se presentó en el Bulldog Café Café Tacvba (je). La espera fue larga, muy larga, ya que abrieron el lugar a las nueve de la noche pero el concierto empezó a las once y media y terminó cerca de las tres de la mañana. Enumerar o exponer mis impresiones me resulta vano, pero en cambio tengo una observación que hacer.

Como ya dije la espera fue larga, así que al aparecer el grupo en el escenario la expectación era mucha, así como la gente que llenó el lugar ya, que estábamos tan sutilmente acomodados que un vagón del metro a las seis de la tarde parecía un lujo. De pronto la multitud se ladeó, es decir, el horizonte, erizado con las cabezas de los asistentes, se inclinó un poco. ¿Qué pasaba?, algo sencillo: la gente sacaba de sus bolsillos sus celulares y cámaras digitales.



Y ahí estaban, a menos de ocho diez metros de cualquiera, tan cerca, tan nítidos, todo era tan íntimo, ¿y qué prefirió la gente? Verlos a través de sus pantallitas plásticas, pixeleados, como en un videito de youtube.

¿Pero que estoy tratando de decir? Permítanmelo ilustrar con otra anécdota. Cuando dejé de trabajar en la librería El Parnaso, después de casi tres años, decidí salir a conocer el sureste, era un viaje de iniciación, pero coincidió con la agonía de mi abuela, y aún así, o por eso mismo, decidí ir; sería un viaje para prepararme a recibir la muerte. Una de las cosas que hice fue no llevarme una cámara fotográfica, en cambio me dediqué a dibujar algunas zonas arqueológicas, algunos detalles arquitectónicos, así me alenté a estar más atento, a estar presente en cada momento de mi viaje, a no delegar la responsabilidad a un aparato.

Concluyo y redondeo: Me gusta viajar y visitar museos, ahora recuerdo la exposición de Julio Ruelas en el MUNAL, o la exposición de Persia en el Museo de Antropología; en las dos ocasiones vi a mucha gente tomando fotos maquinalmente, ponían entre la pieza o el cuadro su maquinita y clic, ya lo tenían, ya tendrían tiempo después de ver el lugar en el que habían estado presentes…

Sólo una frase: momento presente, momento maravilloso. No diré mas, eso sería sermonear inútilmente, y como ya dije por ahí: “quien entienda estas palabras que escuche, quien no las entienda que me explique”.


5 comentarios:

  1. Tus palabras me recuerdan lo leìdo en un libro cuyo autor ahora no recuerdo, el título era "El arte de viajar" y en él se expone algo semejante en lo relativo a la contemplación del paisaje, incluso se sugiere la actividad que realizaste, dibujar aquello que haya tomado nuestra atención ya que el hecho de trazarlo en una hoja de papel hará que lo tautemos en la memoria.

    ResponderBorrar
  2. Umeboshi (Arizube)3 de enero de 2008, 23:40

    Ke afortunado chiko T_T
    por cierto hace un buen no se de ti, parece ser ke solo por aki se te lokaliza, tengo unas kuestiones ke parlar kontigo ^^
    Ojala sea pronto.
    Feliz año ^^''' aunke sea tardio.

    ResponderBorrar
  3. Sí, de hecho me recordaste a Michelet

    El vidio me dió mareo.

    Saludos don Chiquito

    ResponderBorrar
  4. A ver Señor, yo creo que para resolver su problema de la mentada camarita, es dejar que la gente tome todo lo que quiera a su estrella favorita, ciertamente es una locura, pero es más económico ver a través de la pantalla al mentado artista que pagar por cada vez que vas a verlo. Otra solución es llevarlo a ver al Café Tacvba cada vez que se presente sea en el Zócalo (de a grapa)o en el Auditorio Nacional (de a $1,000 hasta adelante), para que su figura ya no le de asombro sino se deje llevar solo por la musica y los empujones de la gente.

    ResponderBorrar
  5. Pues ahí está, respondiéndo cosas tan viejas que ya nadie se acuerda de ellas, en fin, que sigo sin camara y viviendo las cosas como si bebiera profundamente un vaso de agua...
    Gracias por sus comentarios!

    ResponderBorrar

Muchas gracias por comentar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...